El presupuesto de una propiedad horizontal

Escrito por Equipo de Redactores Legis el 27-julio-2021

 

Conoce lo que debes saber sobre el presupuesto de una propiedad horizontal.


En las copropiedades, también conocidas como propiedades horizontales, se tratan diversos temas que son de interés para los copropietarios, administradores, consejo y demás que participan de forma directa o indirecta. Para esta ocasión trataremos lo relacionado con el presupuesto de ingresos y costos.

 

El presupuesto es una herramienta de cálculo que permite la planeación y ejecución de los diferentes ingresos y gastos en que pueda incurrir una entidad, para nuestro caso, la propiedad horizontal. Normalmente está ligada a un determinado periodo de tiempo con el fin de cumplir unos objetivos específicos. Su desarrollo debe realizarse de manera consciente por parte de la administración de la entidad teniendo en cuenta que debe ser lo más aproximado a la realidad económica de la entidad.

 

Lo primero que se debe tener en cuenta es que su elaboración se encuentra a cargo del administrador de la propiedad horizontal y posteriormente su aprobación será por la asamblea general de propietarios.

 

En cuanto al periodo presupuestal, debe tenerse en cuenta que este no se encuentra definido en las normas actuales, sin embargo, el Consejo Técnico de la Contaduría Pública se pronunció sobre este tema en el Concepto 252 del 22 de junio del 2021 y recomendó que el periodo presupuestal corresponda al periodo fiscal y con el de elaboración de los estados financieros, es decir, entre el 1° de enero y el 31 de diciembre de cada año.

 

Debe tenerse en cuenta al momento de preparar el presupuesto que este y la contabilidad que la copropiedad lleva son dos cosas diferentes, aunque su origen sean las mismas transacciones. La diferencia radica en la naturaleza y finalidad con la que presenta cada tipo de información, es decir, la presupuestal y la contable.

 

En efecto, mientras que el presupuesto es en esencia un resumen de los recaudos y desembolsos en los que incurrirá la entidad (copropiedad para este caso), la contabilidad y su producto final, los estados financieros, tienen como objetivo presentar la situación financiera de la misma entidad para un periodo pasado. Por ejemplo, en las asambleas realizadas en el año 2021, se aprobó el presupuesto para ese año, 2021 y los estados financieros del año 2020.

 

No obstante, aunque el presupuesto y los estados financieros son asuntos muy diferentes, no significa que la información que estos últimos generan no pueda ser utilizada para verificar las cifras que son presentadas en el presupuesto, es decir, estos dos sistemas de información son complementarios y su uso conjunto permite una mejor gestión de los recursos de la entidad.

 

Ahora bien, el presupuesto también debe complementarse con el informe de ejecución presupuestal, el cual resume las diferencias entre el presupuesto proyectado y el realmente ejecutado. Todo lo anterior permite tener a mano una real herramienta de gestión de los recursos de la propiedad horizontal.

 

Finalmente, el Consejo Técnico de la Contaduría Pública en su Concepto 350 del 6 de junio del 2018, estableció las siguientes diferencias entre el presupuesto y los estados financieros. Estas son:

  • La base de elaboración de un presupuesto es el sistema de caja mientras que los estados financieros se basan en el sistema de causación.

  • El objetivo principal del presupuesto es establecer el valor de las cuotas ordinarias en la propiedad mientras que el de los estados financieros es presentar la situación financiera de una entidad, su desempeño y capacidad de generar flujos de efectivo.

  • En cuanto a la comparabilidad de la información, para el presupuesto se hace entre el proyectado y el ejecutado (informe de ejecución presupuestal). Para el caso de los estados financieros la comparación se realiza con la información de periodos anteriores.

  • La inclusión del fondo de imprevistos en el presupuesto se realiza en los activos, como un fondo líquido, por tratarse de una obligación legal, afectando el presupuesto proyectado de la copropiedad mientras que en los estados financieros se incluye como un activo restringido y no como gasto, en la medida de su recaudo y dotación.

  • El presupuesto, como ya se mencionó utiliza la base caja, por lo que conceptos como la depreciación, deterioro, amortizaciones, provisiones por demandas y otras estimaciones contables no se tienen en cuenta. El presupuesto se realiza solo con las salidas de efectivo que se requerirán en el periodo, como, por ejemplo, compra de activos, gastos en general, demandas, etc. Por su parte, las estimaciones contables mencionadas sí deben incluirse en los estados financieros, estas no representen entradas o salidas de efectivo. Esto no aplica cuando la entidad elabore el estado de flujo de efectivo.

En el artículo “Estado de flujos de efectivo, ejemplo del método indirecto”, se desarrolló un caso práctico básico para elaborar un estado de flujos de efectivo por el método indirecto. Recuerda que este estado solo es obligatorio para las copropiedades de los grupos 1 y 2.

Lee el artículo aquí.

 

Los conceptos mencionados en este y otros artículos sobre la aplicación de las normas de información financiera, pueden consultarse en la publicación electrónica Normas de Información Financiera – Análisis integral.

 

 

Noticias relacionadas:

 

Topics: NIF, Propiedad horizontal